Sobra en Catalunya una de las estructuras

En nuestra crónica a fecha de uno de octubre bajo el titulo “Catalunya en el horizonte”, sugeríamos que tenían que darse una serie de condiciones de índole política para que el pueblo catalán encarase de manera efectiva el camino hacia su libertad.

De esas premisas, destacábamos la unilateralidad al comprobar como de manera unilateral se produjo la implantación de dos decretos en el Parlamento autonómico español de Cataluña que lo ponía en la antesala de convertirse en el Parlament de Catalunya y a renglón seguido, la convocatoria propia de un referéndum plebiscitario para refrendar la independencia y en el cual sólo tomaron parte los ciudadanos concernidos, es decir, los catalanes.

Ciudadanos, sí, porque la Ley de Transitoriedad Jurídica y Fundacional de la República catalana (ilegal para el imperialismo) se aprobó en setiembre de 2017 convirtiéndolos en ciudadanos catalanes y esos mismos ciudadanos por medio de la Ley del Referendúm (también ilegal para el imperialismo), refrendaron constituirse en Estado bajo la forma de República el 1 de octubre de 2017.

Pues bien, llegados a este punto, la “representación” de ese pueblo, los partidos políticos que dicen defender la estatalidad catalana, se desdijeron anunciando que el camino a seguir debe ser la bilateralidad teniendo como interlocutores en el otro lado, al imperialismo.

Un absurdo político sin precedentes. Es desconocer o hacer que se desconoce lo que significa la palabra imperialismo.

Renunciar a la unilateralidad equivale a renunciar a la independencia porque en la realidad política no existe ruta bilateral alguna que conduzca a la secesión.

Otra de las condiciones para llegar a buen puerto era y es que el pueblo tenga al frente de un proceso de liberación estatal a una representación, junto a una dirección, que no improvise y no se guíe por la espontaneidad y la falta de estrategia.

Hemos comprobado que su representación no cumple, ni de lejos, con estos preceptos de clarividencia política y altura estratégica.

Apuntábamos también a la imperiosa necesidad de la unidad estratégica en un solo cuerpo para dar salida satisfactoria al primer problema social que tiene Catalunya y que no es otro que su problema nacional, que cohesionó a todo un pueblo de diferentes extractos sociales. Ese capital acumulado ha sido dilapidado, volviendo los “partidos” a una lucha intestina con la intención de situarse de nuevo en el paradigma autonómico disfrazado de falsa estatalidad propia.

Poníamos el acento en que las revoluciones o se acaban con éxito o si perduran, sucumben al poder de los establecido. Pues bien, no es de recibo renunciar a la unilateralidad para entrar en una fantasiosa bilateralidad que ni existe ni puede existir. Caer, o dejarse cómodamente caer, en esa trampa es certificar la no asunción de la independencia y dejar la iniciativa en manos del enemigo que se encargará de restablecer su poder que se vio seriamente cuestionado en unos territorios que dejaron de controlar.

Apreciábamos también que en política se producen momentos de inflexión y se desencadenan una serie de movimientos que crean un auténtico tsunami que sabiéndolo calibrar, controlar y dirigir en el momento exacto, consiguen unos logros concretos en contraposición a una situación de calma total que no presagiaba esa brusquedad y es ahí cuando aparecen los verdaderos estrategas políticos que, poseyendo el arte de saber adelantarse a los acontecimientos, que para ellos, toda esa serie de hechos precipitados entran en sus predicciones aunque no determinasen el momento exacto, dan cumplimiento a los propósitos.

Los “políticos” catalanes no han dado muestra alguna de ser estrategas políticos sino más bien un conglomerado, a imagen y semejanza de un corcho flotando en alta mar, deambulando sin estrategia alguna para acabar lanzándose a los brazos del imperialismo y “confiar” en la buena voluntad de quienes persiguen su desaparición. En realidad, son perfectamente conscientes de que ello nunca ocurrirá y aún así, ello no es impedimento para seguir con esa farsa.

Y al fin, concluíamos que la estructura ilegal sobre la cual se había construido el edifico imperialista podía resquebrejarse por completo y desmoronarse siempre y cuando las fuerzas libertadoras siguiesen desapuntalando dicho edificio con fuerzas renovadas, cualificadas, determinadas y perseverantes.

Esa parte tampoco la han cumplido los que se dicen líderes de la República catalana en contraposición con su pueblo, que no solo demuestra estar en sintonía con ese pensamiento político sino que lo lleva a la práctica en cuanto tiene la menor oportunidad.

Puede que ese pueblo lo tenga que meditar muy profundamente y visto lo visto, proceder a desembarazarse de esa clase política, de esos partidos políticos, que son una auténtica remora y un obstáculo insalvable en el camino de la libertad.

Sustituir a estos aprendices del autonomismo español por una representación digna de ese nombre que solo puede encontrar su lugar natural y coherencia política en el surgimiento de un gobierno provisional que vehicule la implementación de la estatalidad propia en forma de República como así lo determinó el pueblo el 1 de octubre de 2017 es una tarea de máxima urgencia.

Estamos a 23 de diciembre, el día 21 hubo elecciones imperialistas en los territorios catalanes. Sus resultados y posteriores análisis nos traen sin cuidado.

No caeremos en la trampa tendida por el imperialismo siendo conscientes, como lo somos, del significado de elecciones constituyentes (1 de octubre) y elecciones destituyentes (21 de diciembre).

Dicho análisis se lo dejamos a los mencionados partidos políticos “soberanistas”, profesionales del autonomismo español en tierras catalanas, y a su incesante charlatanismo político.

Nosotros seguimos con el pueblo, con el octubre catalán, sabedores de que ahí se encuentran las personas que con su trabajo diario y silencioso nos muestran el camino a seguir y que  ello constituye en sí mismo el silencio iniciativo que anuncia la voz y el voto del mañana.

No Replies to "Sobra en Catalunya una de las estructuras"

    Dejanos tu opinión

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies