Relatos enfrentados

Arriola Elkano.

Estos últimos días, una noticia me ha llevado a plantearme seriamente el modo en que se está construyendo ya –en tiempo real- el relato de la “Navarra post -ETA”. Se trata del reciente homenaje a Joseba Pagazaurtundua “Pagaza”, muerto a tiros a manos de ETA y las declaraciones de su hermana, Maite, quien alertaba de que, estando inactiva la organización, el odio sigue presente en la sociedad navarra.

Las dos partes enfrentadas en el conflicto –es decir, los partidarios de continuar en el statu quo actual y los partidarios de romperlo- tienen cierta prisa por asentar un relato de lo sucedido que consolide sus respectivas posiciones políticas. De hecho, ambos relatos pretenden, cada uno a su manera, reescribir el pasado para que el presente no cambie, por un lado, y para que el presente sea distinto, por el otro.

El constitucionalismo español representado no sólo por la inmensa mayoría de las víctimas de ETA, sino también sustentado por el Partido Popular, Ciudadanos, el Partido Socialista Obrero Español y sus adláteres –entre ellos UPN- relata que el Conflicto Vasco, si es que lo hubo, lo representa ETA y acabará con el fin de ETA.

El independentismo, representado por gentes de este país que defienden el paradigma nabartzale, es decir la reinstauración del Estado europeo de Nabarra, relata que ETA es un episodio importante –uno más- dentro de una larga lista de estallidos de violencia que revelan la existencia de un conflicto secular entre nuestro País y el emporio Hispano Francés Vaticanista.

Entre medio, acomodados en una posición que les permita pivotar de un extremo a otro y vuelta a empezar, está el abertzalismo del PNV, que disfruta de una franca consolidación de su apoyo sociológico gracias a los servicios que les presta el imperialismo ocupante; y el falso soberanismo de EH BILDU, en la encrucijada -sin saber muy bien qué hacer y cómo seguir engañando a sus bases- y en franco estancamiento o incluso retroceso.

Volvamos al episodio de Maite “Pagaza”. Es el falso diagnóstico el que lleva a una ciudadana a sorprenderse de que el odio persista en nuestras ciudades, villas y pueblos. ¿Por qué persiste la inquina si la pretendida resistencia ha sido derrotada? La respuesta es sencilla: el odio continúa porque el conflicto no se ha resuelto. Concluir que el conflicto consistía en la acción de una organización que estaba sumergida en la infra-estrategia política y coloboracionista con el imperialismo, equivale a no comprender la realidad de las cosas, en el mejor de los casos; o a querer manipular la realidad a su antojo para que el relato narrado apuntale las posiciones políticas de quien lo elige, en el peor de los casos.

Todos los actores que participan en la lucha por reescribir la historia de estos casi cincuenta años miran la realidad presente y pasada a través de una venda traslúcida que llevan sobre sus ojos. En esa venda caben más de 800 años de aculturación hispana –primero castellana, luego española-, así como varias centurias de aculturación francesa y maquinación vaticanista. El efecto logrado ha sido tan brutal que la mera mención de realidades como el Síndrome del Colonizado o la misma consideración de Navarra como colonia de España y Francia -en palabras del insigne Jon Oria Osés- sea considerada con hilaridad o incluso burla.

La batalla del relato es clave en la recuperación de la independencia de Navarra. Los “Pagaza” y quienes los alientan desde el estrado de la política no ven más conflicto que el ocasionado por ETA. Los jeltzales viven cómodos en su pactismo bilateral acordado con España –de Francia ni se preocupan- y en su posición de centralidad (a un lado, la recalcitrante Izquierda Abertzale; y a otro, el a ratos molesto españolismo). Mientras tanto, la Izquierda Abertzale pone el acento en la construcción del relato a partir de la reivindicación de una Memoria Histórica que no arranca hasta el estallido de la Guerra Civil… Española y que, pareciera, ha de acabar con el “final ordenado de la violencia”.

Unos y otros han borrado a Navarra del mapa sin saber –o a sabiendas, que sería aún peor- que la eliminación de Navarra de tan importante ecuación invalida de facto cualquier relato que pueda considerarse medianamente digno y, sobre todo, clarificador para el futuro de nuestro pueblo.

 

No Replies to "Relatos enfrentados"

    Dejanos tu opinión

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies