Que se imponga la Jefatura

Vivimos, de nuevo, en los territorios de Catalunya momentos de incertidumbre auspiciados por los de siempre, los que se conformarían con amagar pero nunca golpear.

El pueblo catalán dejó y sigue dejando bien claro su compromiso y determinación absoluta para proceder a hacer efectiva lo que se declaró el 27 de octubre de 2017.

Los pasos posteriores a dicha declaración no se corresponden a lo esperado por parte de los arriba mencionados.

El imperialismo ha vuelto a coger la iniciativa tendiendo una trampa totalmente grosera y detectable a kilómetros vista consistente en desactivar la declaración del 27 y convertirla en la práctica en elecciones españolas, asestando de esa manera un golpe político a todo lo andado por la otra parte.

La estrategia de las fuerzas ocupantes consiste en amedrentar con toda su parafernalia coercitiva a la parte más débil del presunto estatalismo catalán, es decir, a los políticos profesionales que han vivido siempre de las rentas del autonomismo dentro de las estructuras del imperialismo. Una vez amedrentada y amenazada la parte vulnerable, el talón de Aquiles de la República catalana, los aparatos de guerra del imperialismo activan la opción de la confrontación blanda, sabedores de que es la única manera de poder salir del atolladero de donde intuyen que a poco que se produzca un empujón serio del sujeto catalán, ello conllevaría la perdida definitiva de esos territorios.

No es de recibo haber aceptado dócilmente entrar y participar de la trampa y de la ilegalidad del 21 de diciembre, como no lo es tampoco dirigirse como corderos al matadero, camino de los juzgados de la capital del Reino y menos siendo República, es decir, otro Estado.

Lo que es de recibo es volver al espíritu del 1 de octubre para dar respuesta a las embestidas del imperialismo y no darles ninguna opción de entrar en una confrontación blanda.

El mismo exilio del gobierno catalán en Bélgica, que no sabemos si es un gobierno autonómico o estatal ya que no se pronuncian al respecto, adolece de una posición firme y política. Ello acarrea, como es lógico, la falta de apoyos e incluso de reconocimientos por parte del resto de Estados. Nadie reconocerá nada que previamente no haya sido reclamado e implantado por parte del sujeto que requiere ese reconocimiento.

Hablamos de sujeto político porque sí parece existir una Jefatura del Estat catalá.

Esa misma que consiguió que sus representantes, la parte débil del estatalismo, se vieran forzados a cambiar en el mes de Julio la composición del Govern echando a los descaradamente autonomistas y acometieron una transformación total en el cuerpo de Mossos d´Esquadra. Esos que lograron que sus representantes decretaran dos leyes propias, la del Referéndum y la de Transitoriedad Jurídica y Fundacional de la República catalana que permitieron un plebiscito donde sólo tomaron parte los catalanes para refrendar una decisión tomada y la ejecución de la DUI del 27 de octubre de 2017.

Sus representantes, así todo, han seguido oponiendo resistencia a la Jefatura (intento fallido de la DUI el 10 de octubre) y siguen oponiendo resistencia, como indica el contenido de este artículo.

Son momentos cruciales en los cuales la Jefatura debe imponer la vuelta al espíritu del 1 de octubre, en ello les va y nos va, el evitar constatar el aborto de la criatura recién nacida. Como rezaba el lema de la concentración multitudinaria de Girona el día 8 de noviembre: “Vaga (huelga) general indefenida per fer efectiva la República.” El pueblo siempre por delante de sus representantes pero junto a su Jefatura.

 

 

 

4 Replies to "Que se imponga la Jefatura"

  • comment-avatar
    markel noviembre 14, 2017 (2:09 pm)

    Altura de miras es los que nos hace falta. No dejemos de señalar y denunciar a los liquidacionistas y traidores a su pueblo. Suscribo plenamente este artículo. Así todo, tengo mis dudas que esa Jefatura tenga margen de maniobrabilidad para volver a traer al redil a estos judas visto que estos últimos van embalados y se han quitado las máscaras sin complejo alguno. De producirse, sería un implosión del procés, lo cual visto lo visto, no es la peor opción. Al menos están en un estadio en el que han superado ciertas etapas y de lo aprendido resurgirá un liderazgo más compacto, más político, más honesto, más humilde, más preparado, más determinado y más capacitado.

  • comment-avatar
    Pernando noviembre 13, 2017 (8:59 pm)

    Análisis muy lucido. Es lo que yo también percibo, esa Jefatura no se encuentra en las grandes urbes sino en la zona agraria. Guanyarems!

  • comment-avatar
    liebreblanca noviembre 13, 2017 (6:52 pm)

    El pueblo estabamos decididos a defender al gobern y las instituciones como defendimos las urnas. El MHP ha decidido hacerlo de esta manera para evitar más heridos. Si se hubiese atrincherado en el parlament, hubieran intentado sacarlo a la fuerza, y el pueblo habria recibido otra vez. Entonces tambien lo criticarian.

  • comment-avatar
    jose Mari lejardi noviembre 13, 2017 (6:06 pm)

    dejemos al puebo catalan hacer su proceso…no estamos a la altura para dar consejos y mucho menos lecciones

Dejanos tu opinión

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies