La rentrée

Pasado el mes de agosto, de manera ociosa y desconectados de la rutina anual, “volvemos” a la actividad diaria que nos devuelve al mismo sitio en el que estábamos.

Los que se autoproclaman políticos de este país a seguir españoleando y franceseando, los sindicatos “abertzales” a seguir luchando por convenios más “justos” dentro de las normativas del imperialismo, la fuerza productiva de este país a seguir engrosando las cifras del rescate exigido por la delincuencia imperialista organizada en su actividad expoliadora de todas nuestras riquezas, los niños y niñas así como adolescentes a seguir recibiendo el adoctrinamiento “políticamente correcto” que anula la expresión política de este pueblo y convierte a estas generaciones en súbditos mentalmente colonizados por el invasor como lo fueron las generaciones anteriores.

Por si fuera poco, los medios de desinformación masiva se encargaran de seguir colocándonos el escenario adecuado al rededor nuestro para que nadie entienda el significado de lo aquí expuesto.

Como en la canción de Hubert-Félix Tiéfaine, que relataba como un seminarista que circulaba por la autopista del oeste a bordo de su motocicleta con el santo espíritu a sus espaldas, y que hasta ese momento se había portado bien, se engancha de repente este último la ala derecha entre los radios de la rueda trasera y se estampan ambos dos contra una señal de tráfico estacionada de manera ilícita en la carretera. En ese momento un chino de Hamburgo, disfrazado de turista americano, que rueda a toda velocidad en un cabriolet de 22cv matriculado en España, se dice a sí mismo que hay que prestar auxilio a ese seminarista… pero de pronto esa idea le parece ridícula porque, primero, no circula por la misma autopista, y segundo, no está al corriente de ese accidente.

A nosotros nos pasa algo parecido. Sabedores de que debemos recuperar la plena soberanía y reconstituirnos en Estado soberano para poder ser libres… de pronto esa idea nos parece ridícula: primero, porque ya estamos registrados como ciudadanos de un Estado y segundo, porque no estamos al corriente de que dispusimos de uno propio y que actualmente está ocupado.

No Replies to "La rentrée"

    Dejanos tu opinión

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies