Otra vez elecciones definitivas

Aitor Txasko

Otras elecciones definitivas para el pueblo vasco. Estas serán las ultimas. Cuando salgan a la luz los resultados seremos libres. Nunca más estaremos subordinados a otro poder político. Tendremos nuestras propias leyes que garanticen el bienestar social e impidan atropellos como los desahucios o la pobreza. La República Vasca está cerca. Señoras y señores, ha comenzado la esquizofrenia política nacionalista.

De primer plato tenemos: Derecho a decidir, naciones forales o bilateralidades institucionales. Se lo que estáis pensando, yo tampoco sé que leches son cada una de las cosas anteriormente mencionadas. Quizás no lo sepa, pero tampoco importa, porque vamos a elegir a unos “super-hombres” capaces de hacer lo imposible por liberar a este pueblo. El pueblo vasco seguirá ciegamente a sus dirigentes en su camino a la libertad.

Y yo me pregunto – ¿Un pueblo tiene derecho a decidir? Si, por supuesto. ¿Pero ese pueblo tiene que “mendigar” su derecho a la justicia social, a unas leyes más justas, en definitiva a ser libre? No lo creo así. Pero oye, quizás tenemos que dejar a nuestros superdirigentes actuar, ellos saben lo que hay que hacer. Fíjense, en las facultades de ciencias políticas se habla de estados, pueblos y naciones, lo que tampoco sabía era que existiesen naciones forales. Pero oye, quizás tenemos que dejar a nuestros superdirigentes actuar, ellos saben lo que hay que hacer. También podemos elegir un modelo de bilateralidad institucional. Tampoco sabía que pudiese existir una bilateralidad real entre un estado y una de sus regiones. ¿Suena a chiste no?

Ahora llega el segundo plato: Izquierdas, derechas, centros, socialismo del siglo XXI, humanismo, liberalismo y comunismo. ¡Toma ya! Creo que voy a necesitar un Almax para digerir bien tanta palabrería. Pero oye, quizás tenemos que dejar a nuestros superdirigentes actuar, ellos saben lo que hay que hacer. Seguramente me haya dejado en el tintero alguna que otra “palabreja”, no importa. Creo que al común de los mortales nos importa bien poco lo que signifiquen cada una de ellas. El común de los mortales busca que le bajen los impuestos, tener cierto poder adquisitivo con el que poder llevar una vida digna y que en tiempos de zozobra económica tengamos unas instituciones propias y eficaces capaces de ampararnos. Eso sí, estas palabras sirven para entretenernos un poco en el bar y también para calentarnos un poco la cara si llevamos demasiado tiempo en el mismo. Pero oye, quizás tenemos que dejar a nuestros superdirigentes actuar, ellos saben lo que hay que hacer.

¿Aún no se han empachado? Llega el postre. No se equivoquen votando, voten a la opción más útil, voten libertad, voten independencia, voten una relación nueva con el Estado, voten por el pueblo vasco. Llegó la resaca electoral. Gane quien gane, todo sigue igual. La región autónoma de Euskadi, en la que recordemos vive únicamente una parte de este pueblo, sigue dentro de España. Sigue sumisa aceptando sus recortes, viendo como los trabajadores sufren despidos colectivos, sufriendo los desahucios o padeciendo las nuevas leyes educativas. Pero oye, quizás tenemos que dejar a nuestros superdirigentes actuar, ellos saben lo que hay que hacer.

No Replies to "Otra vez elecciones definitivas"

    Dejanos tu opinión

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies