Se acabó la diversión

“… llegó el Comandante y mandó parar.”

Si bien para el seudo-progresismo izquierdista y pretendidamente revolucionario la obra colosal que llevaron a cabo la generación del Moncada se suscribió, según ellos, a combatir la desigualdad social y la explotación del hombre por el hombre, reduciéndolo todo a una simple lucha de clases; en su pretendido análisis ocultaron y siguen ocultando que la raíz de aquella revolución fue la ansia de independencia y soberanía nacional el factor determinante que desencadenó aquel movimiento revolucionario con el éxito que todos conocemos.

Esa generación acertó de lleno al considerar que el primer problema social que tenía su pueblo era su problema nacional, como bien claro lo dejó para la posteridad la celebre frase pronunciada por el Comandante Camilo Cienfuegos Gorriaran ante su pueblo el día en que triunfó la Revolución y se consiguió la independencia: “Porque para detener esta revolución cubanísima tiene que morir un pueblo entero”.

Este pensamiento ideológico, inspirado en José Martí y esa práctica política inspirada en Carlos Manuel de Céspedes, quedaron refrendados por las propias actuaciones del Directorio Revolucionario del MR-26, con el apoyo masivo de la población.

Se cerraba, con el logro de la independencia, una etapa iniciada noventa y un años antes por ese mismo Carlos Manuel de Céspedes, el padre de la Patria y posteriormente por José Martí, el apóstol de la independencia.

Si nos trasladamos a los territorios ocupados del Estado de Nabarra, somos cada vez más los que estamos a la espera, con toda la artillería ideológica bien engrasada, a  que surja una Autoridad Nacional que mande parar los desmanes que suponen tener a todo un pueblo y su Estado sometido, secuestrado y ocupado.

A diferencia de Cuba, aquí fue invadido un Estado conformado en plena vigencia y actividad. Hecho que es ignorado por la supuesta clase política dirigente “vasca” y prácticamente olvidada, cuando no desconocida, por la población autóctona victima de la invasión de dos Estados que se apoderaron del suyo.

No partir desde ese planteamiento político, acorde a la realidad política actual, es abrazar la ideología de los ocupantes que con reiteración y usando sus medios de  intoxicación de manera masiva y constante, nos aleccionan con que aquí nunca ha habido, ni hay, conflicto político alguno.

Esa clase política dirigente vasca ni es vasca, ni es política, ni es dirigente. Simples apéndices de las fuerzas coloniales que ni pueden y ni quieren enfocar la raíz de nuestro problema nacional. Su tarea consiste en aceptar sumisamente la actual situación de Estado ocupado en la que nos encontramos y legitimar con vehemencia la ocupación copando puestos en las instituciones extranjeras y ocupantes, alentando a su pueblo para que se convierta en cómplice y agente activo de esa política a través de los llamamientos a participar en elecciones ilegales y extranjeras que les garantice sus actuaciones y por fin, silenciar, ignorar y hasta negar de que somos, actualmente, un Estado invadido y ocupado.

La diferencia entre ser una nación que aspira a ser Estado y la de ser un Estado ocupado es políticamente abismal. La comprensión, interiorización y procesamiento de esta frase por parte del pueblo ocupado puede ser de efectos devastadores tanto para las fuerzas de ocupación como para los colaboradores autóctonos al servicio de éstas.

 

Si bien Carlos Manuel de Céspedes tiene a su homónimo en tierras vascas en la figura de Eneko Aritza, con lo que no hemos dado aún en estos últimos cuatro siglos es con esa generación del Moncada.

Afortunadamente se levantan cada vez más voces en esa dirección y como muestra un simple botón, esta estrofa del grupo musical “siete balas” que en la canción “Nafarroa”dice lo siguiente: ” Regionalistas traidores, rodarán hasta el olvido. Aquí estamos los leales, esperamos siempre fieles… ¡tu señal!

 

No Replies to "Se acabó la diversión"

    Dejanos tu opinión

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies