La Gran depresión

El imperialismo, con la inestimable ayuda de sus colaboradores indígenas, está consiguiendo uno de sus objetivos inmediatos que puede ser de mortal necesidad para el pueblo ocupado, derrotado y colonizado: el convertir en depresivos políticos a los que podían estar llamados a ser agentes activos de la liberación de nuestro pueblo, paralizando de esta manera cualquier posibilidad de movimiento y planteamiento de una oposición de nivel estratégico al imperialismo.

Se respira en el ambiente una agobiante sensación de dejadez, descoordinación, desidia, altibajos, espontaneísmo políticamente contraproducente, desunión, apatía, incomunicación, resignación y descomposición que nos conducen peligrosamente hacia el abismo de la dependencia sin vuelta atrás.

Es evidente que el poder político que ejerce la colonización sobre los colonizados es muy difícil de contrarrestar. Cuenta con todos los medios a su disposición para dicha tarea.

Ahora bien, nos deberíamos de preguntar si esos medios que disponen no son el anverso de la moneda de nuestra propia dejadez.

Dicho de otra manera cuestionarnos, sin ambages y en un ejercicio de honestidad política, el por qué permitimos que el imperialismo determine nuestras vidas.

Reconocer que nos tiene absortos y dependientes de los patrones que ellos han diseñado y que empleamos todos nuestros esfuerzos y tiempo para intentar dar una salida en nuestro día a día dentro de esos parámetros, renunciando en la práctica a lo que publicitamos, es decir, a sustituir ese orden impuesto e ilegal por un propio.

Seguimos con nuestras vidas, padeciendo el status-quo actual y contraviniendo por ende, las bases de una actuación que parecían haber logrado un consenso ideológico entre los que nos sentimos ocupados y que sin embargo no ponemos en marcha, no lo llevamos al terreno de la práctica política.

Tristemente, debemos de tener “otras prioridades”… Las de resolver las miserias que nos ahogan en el día a día, perfectamente diseñadas por las potencias coloniales para que no nos salgamos de su lógica, y considerar, bien sea por activa o por pasiva, la actual situación como algo irreversible desde el momento en que miramos para otro lado, o lo que es peor, incentivamos en lo discursivo lo que luego no somos capaces de desarrollar por no darle la prioridad absoluta que requiere la puesta en marcha de una acción política de tal envergadura.

Estas reflexiones no van destinadas, evidentemente, ni a los que nos tienen colonizados ni a sus cómplices autóctonos sino a los que somos conscientes de dicha situación y por lo tanto tenemos la obligación de no dejar este legado para las futuras generaciones. Los primeros, se verán reconfortados y eufóricos ante la magnitud de su victoria temporal y los segundos, nos sentiremos responsables de no haber hecho lo suficiente para que las futuras generaciones se desarrollaran libres de las cadenas que tuvimos y tenemos que seguir arrastrando.

Con toda razón, esas generaciones tendrán derecho a preguntarnos: ¿para qué nos trajisteis a un mundo en el que estaríamos condenados a no ser libres? ¿por qué no crecimos con la dignidad de sabernos los depositarios de una generación que lo dio todo y nos allanó el camino hacia la libertad? ¿por qué nos condenasteis a seguir arrastrando esas cadenas culpa de vuestra desidia e irresponsabilidad?

Que la victoria de los enemigos de este pueblo sea sólo eso, algo temporal, dependerá, no ya de nuestra capacidad ideológica, que existe en el país, sino de nuestra determinación política.

De antemano lo advertimos, vista nuestra indolencia y comodidad que raya con la falta de honestidad política… pintan bastos.

 

1 Reply to "La Gran depresión"

  • comment-avatar
    horiduk noviembre 8, 2016 (8:42 pm)

    Cierto. Llevamos años metidos en una dicotomía infernal, cayendo en accesos delirantes de euforia colectiva que preparan la cada vez más profunda fase depresiva.

Dejanos tu opinión

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies