Entregar el Poder político

El resultado de unas elecciones ilegales organizadas por un Estado extranjero en territorios que no le pertenecen ha sido la confirmación de un acto de sumisión y de entrega de poder de una parte importante del pueblo agredido. Justo es de reconocer también la resistencia encarnizada a semejante ataque por otra importante parte de ese pueblo que ha respondido de manera ejemplar insurgiéndose contra el imperialismo y enfrentándose a él con su postura activa de rechazo a legitimar lo ilegítimo no acudiendo a las urnas ocupantes y marcando el camino de la recuperación de un poder propio.

Preocupa por lo tanto la actitud de ese primer sector como ilusiona la determinación de ese segundo sector, que si bien es verdad, no podemos inscribirla como una respuesta a la agresión imperialista por parte de todos ellos, pero sí constatar que entre ellos, nosotros, se encuentra la voz de la resistencia de este Estado ocupado.

Este primer sector de gente, de los cuales muchos sí se sienten sometidos y ocupados por fuerzas extranjeras ha actuado sin embargo en contra de sus propios intereses y de los de las futuras generaciones.

Es por lo tanto difícil de entender semejante contradicción. Con ese “acto” han hecho entrega de un poder que podrían vehicular y que sin embargo lo han depositado en el activo de todo el entramado imperialista que podrá así justificar ante el mundo su legitimidad democrática y de esa manera convertir en legal y democrático la invasión y ocupación de un Estado desde el momento en que los ocupados aceptan y prestan su total colaboración para que los ocupantes determinen sus vidas y se hagan dueños de su presente y futuro.

Es evidente que aún estamos a tiempo para revertir esta situación. Para ello, los que están obrando dentro de este sin sentido y que a la vez  anhelan la libertad de su pueblo, deben de tomarse un tiempo de profunda reflexión, crear los filtros necesarios para contra-restar los ataques de los aparatos mediáticos, educativos y disuasorios de propaganda, desinformación e intoxicación de masas del imperialismo y sus acólitos autóctonos y empezar a escuchar a ese otro sector que se resiste a ser asimilado, para analizar y procesar lo que tienen que decir.

Ese debate político sobre cuestiones de calado estratégico con el fin de recuperar el poder que como pueblo nos corresponde urge. Es una tarea inaplazable de la cual saldremos políticamente reforzados, con el objetivo de que el resultado de todo ello desemboque en una unidad de acción política.

No Replies to "Entregar el Poder político"

    Dejanos tu opinión

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies