La conquista de Navarra

Nabalur
La conquista de Nabarra no fue un hecho acontecido solo en 1512, fue una agresión que comenzó en 1054 con la invasión de los territorios occidentales por parte del Rey Fernando I de León que culminó en 1620 con la unión por la fuerza a Francia de la Nabarra continental.

Antecedentes
Sancho Garcés III, el Mayor unificó a todos los vascones bajo su corona. Sus dominios iban desde Castilla hasta Ribagorza y Gasconia incluidas. No repartió su reino entre sus hijos. Lo que repartió fue su administración, como era costumbre en el reino pirenaico. García IV “el de Nájera” le sucedió en 1035 y sus hermanos le juraron obediencia.

En 1038, su hermano Fernando, alcanzó el trono de León tras matar a su cuñado, el rey Bermudo III de León y quedar su mujer como heredera. Esto supuso un encontronazo con su hermano García, al que no quería rendirle vasallaje, lo cual derivó en una batalla cerca de Atapuerca, en el año 1054, en la que resulto muerto el rey de Pamplona.

Pérdida del condado de Castilla (1061).
Sancho Garcés IV, con tan solo 14 años, es proclamado rey de los nabarros en las ensangrentadas campas de Atapuerca. Muy pronto, ante el poder del Fernando I de León y Castilla, comienzan las deserciones de numerosos tenentes nabarros, teniendo como consecuencia directa la pérdida de territorio nabarro en el oeste del Estado vascón.

Castillos de Arreba, La Piedra, Urbel, Ubierna, perdidos en 1057.
Conquista de la Bureba entre 1058 y 1061.
El rey nabarro, aconsejado por su tío Ramiro, tenente de Aragón, y presionado por el poderoso rey de León y Castilla, realiza una donación, el 29 de diciembre de 1062, de aquellas tierras vasconas invadidas y ocupadas tras la batalla de Atapuerca por las tropas leonesas.

El ducado de Gasconia en manos Aquitanas (1063).
Tras la muerte en 1032 del duque Sancho Guillermo, vasallo de Sancho III, le sucedió Eudes de Poitiers. Al morir en 1039 se desataron luchas internas que acabaron en 1063 cuando Guillermo VIII de Aquitania se hizo con el poder.

Invasión de 1076.
El 4 de Junio de 1076, Ramón y Ermenesilda, hermanos del rey Sancho IV, le invitaron a una cacería en la que resultó muerto al ser empujado en el barranco de Peñalén (Funes). Tras el asesinato, se refugiaron en Zaragoza y en la corte castellana respectivamente.

Castilla, principal hostigador del crimen, consigue grandes beneficios con ello. Rápidamente invade el territorio navarro, otorgando títulos nobiliarios y hereditarios a todos los funcionarios desertores, y apropiándose con ello de las tierras que administraban en nombre del rey de Pamplona.

33 años más tarde, Alfonso I “el Batallador” recuperó, a partir de su matrimonio con Urraca de Castilla en 1109, todos los territorios que los castellanos arrebataron a los navarros a partir de 1076. Con el acuerdo de paz de Támara (1127) con Alfonso VII de León y Castilla ambos reconocían las fronteras de los dos reinos tal y como quedaron en 1062.

Su muerte en 1134 sin descendencia y su confuso testamento en el que cedía sus bienes a Dios fue un hecho traumático que acabó en un intento de reparto del reino entre el rey de Castilla y el conde de Barcelona.

Pérdida de la Rioja (1134) y separación de Aragón (1136).
En este año de 1134, Alfonso VII de León y Castilla, invadió la margen derecha del Ebro apoderándose de la Rioja y del recién conquistado a los almohades, reino de Zaragoza. Únicamente las tierras de Tudela y Logroño (hasta 1143) resistieron al invasor de mano del que será nombrado rey de Pamplona por las Cortes del Reino, García Ramirez “el Restaurador”.

García Ramirez alcanzó el llamado pacto de Vadoluengo con Ramiro, hermano de Alfonso I pero incapacitado para gobernar por su condición de obispo, en el cual, Ramiro ejercería de rey y García y sus descendientes serían sus sucesores en el trono. El pacto fracasó por la injerencia del rey de Castilla y su cuñado el conde de Barcelona, Ramón Berenguer IV, consiguiendo que Ramiro se casase con Inés de Poitiers, y de esta unión nació la princesa Petronila que fue prometida a Ramón Berenguer cuando contaba con un solo año.

Alfonso VII de Castilla impuso un vasallaje a Garcia para reconocerle como rey, que consistió en asistir a su coronación como emperador. En 1136 Garcia reinaba en Zaragoza en nombre de Alfonso VII pero en verano de este año Alfonso cedió Zaragoza a Ramón Berenguer.

Estos hechos supusieron una guerra civil que acabó con la escisión de Aragón y su apropiación por el conde de Barcelona que será llamado príncipe de Aragón. Ramón esperó pacientemente hasta que Petronila llegase a la edad de 14 años para tener un hijo con ella. Este de nombre Alfonso (II) será el primer rey de la Corona de Aragón y Barcelona.

Gasconia en manos inglesas (1152-1453).
El matrimonio entre Leonor de Aquitania y el heredero Ingles, Enrique Plantagenet en 1152 hace que los ingleses entren en estos territorios ocupando Baiona y el resto de Lapurdi en 1177. Esto hace que señores gascones como el de Bearne o Zuberoa, pese a reconocerse vasallos del rey ingles se muestran favorables a Navarra. Otros en cambio como los de las tierras de Ultrapuertos, se declararan vasallos del navarro para defenderse del inglés.

Recuperación de la Bureba y Rioja (1162-1173).
Sancho VI “el Sabio” (1150-1194) llegó al trono con tan solo 15 años tras la muerte de su padre, el rey García Ramírez. Roma tampoco le reconocía el título de “Rex” (rey) sino como “Dux” (duque) por lo que tuvo que prestar vasallaje a Alfonso VII, para frenar sus ansias expansionistas.
Alfonso VII muere en 1157 y su hijo Sancho III en 1158 por lo que el reino de Castilla queda en manos de un niño de 8 años, ante el que no cabía prestar vasallaje. Fue Sancho VI quien cambió la denominación de rey de Pamplona, por la de rey de Navarra. También quien se refirió al euskara como Lingua navarrorum. En 1162 Sancho VI pasa a la acción y reconquista en pocos meses parte de la Rioja y la Bureba obligando a Castilla a firmar en 1167 treguas por 10 años. También un acuerdo con el rey lobo de Murcia le llevó a conseguir el territorio de Albarracín que dejó en manos de Pedro Ruiz de Azagra.
Con la mayoría de edad de Alfonso VIII, los castellanos con Diego Lopez de Haro al frente, rompieron la tregua y se lanzaron al ataque en 1173 ocupando la Bureba y la Rioja a excepción de Logroño y otras fortalezas. En 1174 entraron en Bizkaia tomando el castillo de Malvecín. Otras campañas en 1173 y 1176 les llevaron hasta las puertas de Iruña asaltando el castillo de Leguín.

Perdida definitiva de la Rioja: El Laudo Arbitral de Londres (1179). Según este documento inglés, en 1176 se firmó una tregua con la que se pretendía acabar con la guerra que enfrentaba a castellanos y nabarros. Ambos realizaron una serie de reclamaciones de castillos y territorios. Los nabarros reclamaban la devolución de Cudeyo (Trasmiera), Montes de Oca y Cameros por haber sido arrebatados por la fuerza en 1076 y la Rioja, Belorado, Pancorbo y Miranda en 1134, además de alegar la fidelidad manifiesta de sus naturales. Los castellanos en cambio pretendían volver a la situación posterior a 1076 en la que dominaban la mitad occidental de Nabarra. Enrique II de Inglaterra no quiso entrar en restituciones anteriores a sus reinados y dictaminó que Sancho VI entregara en 1179 Logroño, Entrena, Nabarrete, Ausejo, Autol y Resa a cambio de recuperar Leguín, Portilla y el castillo que tenía Godín, perjudicando gravemente los intereses del nabarro.

Pérdida de Alaba, Gipuzkoa, Bizkaia y el Duranguesado (1200).
A Sancho VI le sucedió su hijo Sancho VII “el Fuerte” en 1194. La amenaza castellana obligó a Sancho a viajar a África en busca de ayuda militar. La amenaza de excomunión del Papa y la muerte de su amigo el califa Yusuf, frustraron sus planes para defender Vitoria y con ella Alaba, Bizkaia, el duranguesado y Gipuzkoa, que fueron conquistadas por las tropas castellanas entre 1199 y 1200. Castillos como los de Treviño o Portilla finalmente tuvieron que ser entregados a cambio de otros en poder de Castilla como los de Inzura o Miranda.
El propio Alfonso VIII reconoció la ilegalidad de su acción, prometiendo en su testamento de 1204 devolver parte de lo conquistado. Pero sanó de su enfermedad e hizo caso omiso a su promesa. Ver en 1212 a Sancho VII junto a Alfonso VIII en la cruzada contra los almohades, solo se puede entender, por las amenazas de excomunión y las falsas promesas del rey castellano que al final solo devolvió varios castillos en la sonsierra.

Lo de las cadenas es una leyenda forjada a partir de 1512 para menospreciar el verdadero origen del escudo de navarra, el carbunclo de ocho brazos, muy anterior a estas fechas. Éste iría evolucionando transformándose en barras pomeladas que no serían sustituidas por las cadenas hasta después de la conquista, para así alimentar el mito español de la unión de los reinos cristianos. El Arrano Beltza es el emblema personal de Sancho VII “el fuerte”.

A partir de entonces Sancho VII se dedicó a fortalecer el reino y con una buena política de impuestos consiguió varios castillos en Aragón para llegar fácilmente a tierras musulmanas donde conseguir más tesoros. Algunos de estos castillos, como son los de Peña, Xabier y Petilla regresaron a Navarra en 1209 tras estar en manos aragonesas desde 1144.

Pérdida de la Sonsierra de Nabarra (1463).
El ejercito castellano mantuvo ocupadadas varias fortalezas de esta comarca entre 1200 y 1212 como Buradón, Marañón, Peñacerrada, San Vicente y Toro.

En 1429 en una nueva invasión tomaron toda la comarca hasta Genevilla. Asa y Laguardia aguantaron siete meses de asedio hasta ser tomadas. En 1436 se consiguió su devolución por medio de un tratado.
Finalmente en 1461 consiguieron de manera definitiva conquistar lo que se denominaba la puerta del reino, ya que tras su caída solo les bastaron 51 años para rendir el resto de Nabarra.
La sentencia arbitral de Baiona de 1463 dictaminó que toda la merindad de Estella debía quedar en manos castellanas pero solo La Sonsierra, Los Arcos, Armañanzas, El Busto y Sanzol, pasaron a Castilla gracias a la resistencia de ciudades como Estella y Viana. No fue hasta 1753 cuando Los Arcos y su partido fueron devueltos a Nabarra.

Reunificación con parte de Gascuña (1479).
La llegada, tras la muerte de Leonor I, al trono de Nabarra de su nieto Francisco de Foix, supuso la reunificación con los territorios del norte de los pirineos. Francisco Febo I (1479-1483) se convertía además de Señor de Bearne, Foix, Bigorra, Marsan, Gabardan, Nebouzan, Andorra y Castellbó en rey de Nabarra. Su deseo de formar una corona Nabarra que integrase todos los territorios pirenaicos se vió truncada por las injerencias de los reyes españoles y franceses.
En 1522 se añadirán los territorios heredados por Enrique II de Albret: Albret, Tartas, Perigord, Limoges, Armañac.

La conquista de Navarra (1512).
El duque de Alba, a las órdenes de Fernando de Aragón y Castilla rindió Pamplona el 25 de julio de 1512 con un ejército de más de 12.000 soldados. Tras ella fueron cayendo Sangüesa, Tafalla, Estella, Tudela y finalmente San Juan de Pie de Puerto.

Liberación de la Nabarra de ultrapuertos (1527).
Tras los intentos fallidos de recuperar la independencia en otoño de 1512, 1516 y 1521, solo la Baja Nabarra pudo finalmente escapar de las garras del imperio. Lo hizo en 1527 tras años de luchas y negativas a pagar impuestos a los agentes españoles.

Unión con Francia (1620).
La subida al trono francés de Enrique III (IV de Francia) no supuso la unión de Nabarra, Bearne, Andorra y el resto de territorios pirenaicos a la corona francesa, tal como lo dejó estipulado en 1607. Sin embargo su asesinato en 1610 y la llegada al trono de Luis XIII, provocó la entrada de las tropas francesas y la disolución de las cortes de Pau en 1620.

Review

User Rating

3 (2 Votes)

Summary

Score

1 Reply to "La conquista de Navarra"

  • comment-avatar
    pablo jimeno Marzo 4, 2016 (9:34 am)

    Lo de “Nabarra” con be me suena a chamusquina,sobre todo cuando es lo unico que esta distinto de todas las palabras.De todas formas leo cosas que no estoy conforme con ellas.

Dejanos tu opinión

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies